Volkswagen Magazine

Touareg

«Navegar es pura libertad».

El astillero Frauscher de Austria lleva 87 años construyendo embarcaciones para los deseos más exigentes. Hemos visitado la empresa y su director, Stefan Frauscher, nos ha explicado cómo es un navegante de verdad y por qué el nuevo Touareg es el vehículo perfecto para él.

Texto Jochen Förster
Fotografía Bernhard Huber

Situada en una esquina a mano izquierda justo antes del despacho del director, la sierra de cinta de hierro fundido bien podría pasar desapercibida y, sin embargo, dice mucho más sobre la historia de los Frauscher que mil embarcaciones.

El abuelo Engelbert la adquirió al fundar la empresa, todavía en Viena, en el año 1927. Cuando la ciudad fue ocupada durante la II Guerra Mundial, por seguridad Engelbert enterró la sierra a mucha profundidad en el bosque de Viena. Un par de meses más tarde, cuando las cosas se habían tranquilizado un poco, la desenterró –estaba en perfectas condiciones– y se la llevó al lago Traunsee para construir un pequeño astillero a sus orillas. Allí, la sierra de cinta negra permaneció en activo hasta 2011. Hoy ocupa un puesto de honor en la planta de los directivos del edificio que alberga el ultramoderno astillero, diseñado en cooperación con Porsche Consulting y situado en Ohlsdorf, un pueblo cercano. 

La brillante historia del astillero de Alta Austria es un dechado de calidad y pasión. Incluso el selecto grupo de fabricantes europeos para el segmento de lujo reconoce que los Frauscher de Traunsee son unos especialistas de primera conocidos por satisfacer las mayores exigencias. Todas sus embarcaciones están fabricadas a mano por encargo y entre sus clientes se cuentan personalidades ilustres de la economía, la política y la alta sociedad. No obstante, lo que caracteriza a la familia es su pasión por la navegación, que convierte a un fabricante de barcos bueno en uno excepcional.

La sierra de hierro fundido de 1927 recuerda que la construcción de embarcaciones en Traunsee es mucho más que mero trabajo manual.

Un día cualquiera de trabajo en otoño. La nave, erigida hace dos años, mide 12 metros de altura y 3.000 metros cuadrados. Alrededor de 40 empleados trabajan en unos 20 cascos de embarcaciones. Aquí se atornillan revestimientos, se laminan costuras, se conectan cables. La mayoría de los empleados son carpinteros cualificados. Se dedican a unir piezas, pero en realidad todos podrían construir los barcos por sí solos. Las tareas suplementarias son efectuadas exclusivamente por artesanos de la región. “La madera de teca y las aplicaciones de acero inoxidable las traemos del pueblo vecino; los componentes de fibra de vidrio, del Alto Adigio”, explica Stefan Frauscher, que dirige la empresa junto a su hermano Michael y su prima Andrea. Solo los motores diésel vienen de más lejos, de la fábrica de Volkswagen en Wolfsburgo (Alemania). El astillero Frauscher es un verdadero taller de manufactura, aquí todo es ensamblado a mano por los mejores profesionales, con los mejores ingredientes. De aquí viene la calidad.

 

Puede que el signo del zodíaco de Stefan Frauscher sea libra, pero su alma es de acuario. Desde que se sacó el título de patrón a los seis años, no pasa casi ningún día sin salir a navegar. Hans, su padre, fue campeón del mundo de vela en la categoría de embarcaciones de clase D, y él mismo le emuló en el año 2002. El pasado invierno perdió la yema de un dedo al perder el equilibrio botando una embarcación de Frauscher y caer sobre las manos. “No pasa nada”, asegura, “son gajes del oficio”.

«Las aplicaciones de teca y de acero inoxidable se traen del pueblo vecino».

Stefan Frauscher

 

En Frauscher, todas las piezas del barco se producen y se montan a mano.

Desde 1998, este hombre de 48 años dirige la empresa familiar junto a Michael y Andrea. En la actualidad, el presupuesto anual ronda los 10 millones de euros. Hace dos años, el astillero abrió una filial en Mallorca. Puede que navegar a vela sea la pasión de Stefan Frauscher, pero la mayor parte de las 80 embarcaciones que vende al año son barcos a motor, aunque en la actualidad, muchos de ellos llevan un motor eléctrico.

El Touareg con el remolque cerca de Gmunden. Al fondo, el Traunsee y Traunstein.

No es eléctrico este 858 Fantom que nos espera en el embarcadero de Gmunden a mediodía. Stefan Frauscher pone a punto el barco a motor de 430 CV para zarpar. Él mismo echa una mano, se nota que lo hace a menudo. Navegar a motor es fácil, pero hacerlo con el 858 es realmente efectivo. Soy yo quien mete la palanca de mando a toda avante y, en unos segundos, volamos a unos 100 km/h sobre la superficie del lago. El motor suena robusto y enérgico, la función TRIM eleva un poco más la proa del agua, lo que incrementa la sensación de vuelo y ahorra gasolina. Las nubes se abren, el sensacional panorama de los Alpes se perfila con nitidez. “Tengo dos pasiones”, confiesa Stefan Frauscher, padre de dos niñas, “mi familia y navegar. Tanto en lagos como en el mar. Cuando estoy al timón, la rutina se desvanece. Para mí, navegar es pura libertad”.

Traunsee

Con hasta 191 metros de profundidad, el Traunsee es el lago más profundo de Austria. Se encuentra en la región vacacional de Salzkammergut (Alta Austria), aproximadamente a 75 km al este de Salzburgo. En el sudoeste se levanta la cordillera Höllengebirge, donde está la montaña Feuerkogel y los lagos Langbathseen; en el sudoeste, el macizo Totes Gebirge con el lago Offensee. Con una longitud de 12 kilómetros y un ancho de 3, el lago tiene una superficie de 24,4 km².

La particularidad de las embarcaciones de Frauscher es, además del acabado y el diseño, que consiguen combinar los estilos deportivo y clásico. Los elementos de madera de teca se complementan con contornos dinámicos y materiales modernos. “Nosotros nos dirigimos a personas que disfrutan la vida al máximo”, asegura Frauscher. Profesionales en lo mejor de la vida, más o menos así describe el director el perfil sociológico de sus clientes. Sus modelos nuevos están a la venta por 40.000 euros (barcos eléctricos), 80.000 euros (embarcaciones a motor) y, según su equipamiento, por hasta 400.000 euros.

Siempre que puede, Stefan Frauscher hace entrega él mismo de los encargos a medida. Además, suele acompañarlos en ferias por toda Europa, hace poco ha estado en Saint Tropez y en Düsseldorf. Durante muchos años condujo un Phaeton, ahora tiene un Touareg desde hace un año. “Me gusta la tracción flexible a las cuatro ruedas, con ella puedo subir cualquier pendiente o montaña con toneladas de peso a remolque”, explica. “Además, el Touareg tiene una línea muy bonita incluso sin remolque. Deportivo, potente y fiable: todos aspectos muy importantes para mí. Y el nuevo Touareg irradia aún más elegancia que su predecesor”. 

«Tengo dos pasiones: mi familia y navegar».

Stefan Frauscher

 

Ya es por la tarde cuando salimos a probar el nuevo Touareg. Hemos escogido un terreno empinado y un Frauscher 858 Fantom en el remolque como condiciones adicionales para la prueba. Hace veranillo de San Martín. Entre el vehículo y el conductor se establece de inmediato una relación de confianza. El nuevo Touareg introduce mejoras respecto al modelo anterior, con un diseño innovador, muchos aspectos destacados en el equipamiento y motores más eficaces. Nada más entrar en la cabina de nuestro Touareg llaman la atención los asientos de cuero napa de beis claro y los acabados de la madera noble “Ebony”.
La pendiente hasta Lainaubrücke es superada fácilmente con los 250 kW del motor V8 TDI. Una vez arriba, se abre de nuevo a nuestros pies el grandioso panorama alpino con vistas a Traunsee, Traunstein y Feuerkogel. Nos bajamos del vehículo. Stefan Frauscher exclama: “Un barco, un coche, el agua, las montañas. ¿Qué más se puede pedir?”

El Touareg en cifras

Motorización: 250 kW (340 CV) V8 TDI
Transmisión: Transmisión automática de 8 marchas
Consumo: 9,1 l (ciclo combinado)
Emisiones de CO2 en g/km: 239
Aceleración (de 0 a 100): 5,8 sek
Velocidad máxima: 242 km/h
Peso: 2297 kg
Dimensiones Longitud: 4.801 mm; Anchura: 1.940 mm; Altura: 1.709 mm
Maletero: 697 - 1.642 l
Algunas de las características de serie más destacadas (V8 TDI): freno multicolisión, ruedas de metal ligero, faros de bixenón con faros para curva y luz de circulación diurna

 

Otros motores: 245 kW (333 CV) Hybrid 4MOTION; 150 kW (204 CV) V6 TDI 4MOTION; 193 kW (262) V6 TDI 4MOTION; 193 kW (262) V6 TDI 4MOTION “Terrain Tech”

«El nuevo Touareg irradia aún más elegancia».

Stefan Frauscher