Volkswagen Magazine

Golf

Torneo de talentos.

Jugador de hockey sobre hielo, corredor de maratones o ciclista de montaña: cada uno de los tres nuevos Golf es un auténtico deportista. ¿En dónde residen las habilidades especiales delGolf Variant R , el Golf Variant GTD y el Golf Alltrack? Una competición entre estos atletas.

Texto Ina Brzoska
Ilustración Miles Donavan

Golf Variant R.

rápido como un rayo.

Cuando hace falta, este atleta es fuerte como un toro y rápido como un rayo. Con 221 kW (300 CV), el Golf Variant R posee un motor especialmente potente. Este vehículo familiar compacto tiene tanta fuerza que en 5,1 segundos se coloca en 100 km/h y puede alcanzar los 250 km/h. No obstante, este deportista dosifica bien sus recursos: en 100 kilómetros consume solamente 7 litros de media. Visualmente, el Golf Variant R destaca por sus faros bi-Xenón y una amplia entrada de aire en los parachoques delanteros.

fuerte como un toro.

Ya sea en nieve o en hielo: No es fácil que este deportista resbale. Y es que el Golf Variant R cuenta con tracción total y una caja de cambios DSG de 6 marchas. De ese modo, la fuerza concentrada se distribuye entre las cuatro ruedas. En el Golf Variant R, Volkswagen combina por primera vez una potente cadena cinemática con una carrocería familiar. Con un volumen de almacenamiento de 605 litros, el vigoroso Variant ofrece un maletero considerablemente grande incluso con cinco ocupantes. Si el vehículo se carga hasta los respaldos de sus excelentes asientos deportivos delanteros y hasta el techo, el volumen de almacenamiento crece incluso hasta los 1.620 litros.

Golf Variant GTD.

incansable.

Igual que un corredor de larga distancia, el Golf Variant GTD tiene unas proporciones óptimas, es rápido y especialmente resistente. Con sus 135 kW (184 CV), alcanza una velocidad máxima de 231 km/h y consume poco gracias a su motor turbo diésel. Su talento especial: dosifica muy bien sus fuerzas. En distancias largas, brilla por su ahorro de combustible: consume 4,4 litros en 100 kilómetros
 

dinámico.

El Golf Variant GTD no solo destaca en las distancias largas, sino que también se mueve con gran elegancia en el tráfico urbano. Gracias a su motor diésel deportivo, acelera de 0 a 100 en 7,9 segundos. Posee una carrocería 15 milímetros más baja, ruedas de aleación ligera “Curitiba” de 17 pulgadas, tubo de escape doble cromado, luces traseras rojo oscuro, faros bi-xenón dinámicos y puede estar equipado, por ejemplo, con asientos de diseño “Clark”.

Golf Alltrack.

robusto.

Este atleta ama las cumbres como si fuera un ciclista de montaña. El Golf Alltrack posee pasos de rueda y estriberas ensanchados, protectores para los bajos y un tren de rodaje 20 milímetros más alto para circular por terrenos accidentados sin que los impactos de piedras o gravilla dejen huella en él. Gracias a su revestimiento integral también es capaz de enfrentarse a la lluvia fuerte o la nieve. Opcionalmente, el Golf Alltrack se puede adquirir con llantas de aleación ligera de 18 pulgadas tipo “Canyon”.

aventurero.

El perfil de conducción offroad del Golf Alltrack rinde especialmente bien allí donde terminan las carreteras asfaltadas. Cuesta abajo, el coche se frena automáticamente, se cambia la curva característica del acelerador y se modifica el ABS. Mediante otro intervalo de regulación, al frenar sobre guijarros se forma delante de las ruedas una cuña de grava que resulta muy útil. Domina incluso las pistas de grava difíciles: en ellas, en caso de duda se utiliza la tracción total 4MOTION, que logra transmitir el par motor al eje trasero.