Volkswagen Magazine

Es una de las citas más importantes en el calendario del mundo del automovilismo: del 4 al 7 de mayo de 2016 se celebra una nueva edición del Encuentro Wörthersee, el festival por excelencia del Golf GTI. En la localidad austriaca de Reifnitz se espera la asistencia de más de 100.000 fans. Se trata de la 35ª edición del encuentro, y en él se podrán ver miles de GTI, algunos de ellos con un equipamiento impresionante. Para los amantes del emblemático coche, Wörthersee es sinónimo de una de las ferias de automóviles menos convencionales del mundo, de lluvia de ideas y de fiesta. La edición de 2016 se celebra bajo el lema “Back to the Roots” para conmemorar el 40º aniversario del primer Golf GTI, que fue presentado por Volkswagen en 1976: coleccionistas, tuneadores y aficionados quieren poner de relieve la gran tradición que caracteriza a estos coches, tanto a los modelos nuevos como a los antiguos. Aquí todo gira en torno al amor por el GTI y no está de más recordarlo todas las veces que haga falta durante la fiesta.

El aniversario también ha sido el motivo de la iniciativa que Volkswagen ha puesto en marcha para el encuentro de este año: una baraja de cartas GTI. 700 fans compitieron por figurar en ellas. Mediante una votación en internet se seleccionó a los 32 favoritos. 

A continuación te presentamos a ocho de ellos. ¿Quiénes son los propietarios y tuneadores? ¿Por qué lo hacen? ¿Qué historias se esconden detrás de sus GTI? Que disfrutes con la lectura.

« El GTI es el coche de la clase trabajadora ».

Thorsten Pistor, fan del GTI

El loco de los rallies

Nombre: Thorsten Pistor (39)
Procedencia: Hundsangen (bei Limburg)
Profesión: Carpintero
Automóvil:
Golf 1 grupo H “Rallye”

“El Golf I GTI es el coche de la clase trabajadora y eso es algo que siempre me ha gustado de él. Con un motor de 1,6 litros y 110 CV (80 Kw), fue desde el principio un bólido de bolsillo con el que se podía incordiar a los grandes. Mi fascinación por el GTI alcanzó su punto máximo cuando descubrí el mundo del rally. En 2003 participé como copiloto de un amigo en una carrera conmemorativa por el aniversario del rally Taunus y ¡logramos el primer puesto! En ese momento prendió en mí la llama de una gran pasión. Hoy en día tengo casi 20 copas de rallies en la vitrina de mi casa. Poco a poco empecé a reequipar el Golf I que me había comprado en 2001 conforme a las normas de la Asociación Alemana del Deporte del Motor (DMSB): chasis, motor, caja de cambios, etc. En 2010 mi buen amigo Björn Wallbruch y yo decidimos remodelar completamente el coche y darle el típico aspecto GTI. En cuatro años invertimos una ingente cantidad de horas de trabajo en este proyecto; y, todo ello, con la bendición de la Inspección Técnica de Vehículos de Alemania (TÜV). Nos quedó tan sumamente bien, tan perfecto hasta en el más mínimo detalle, que desde entonces únicamente lo he conducido por asfalto. ¿Que si lo volvería a llevar por pistas de gravilla? Bueno... ¡nunca se puede decir de este agua no beberé!”.

« En solo diez días montamos de nuevo el motor ».

Andreas Czerwinsky, fan del GTI

El profesional del motor

Nombre: Andreas Czerwinsky (41)
Procedencia: Bottrop (Cuenca del Ruhr, Alemania)
Profesión: Técnico de mantenimiento
Automóvil: Golf V GTI Klasen

“Mi historia personal con este Golf V GTI comenzó con un pequeño drama: en enero de 2015 fui a recogerlo al sur de Alemania de su propietario anterior y, de regreso, se averió el motor. Me las pude arreglar para llegar justo hasta la puerta de mi casa. ¿Y ahora qué hago?, pensé. Por suerte, ya desde adolescente me interesaban mucho los motores y, además, entre mis amigos está Stephan Klasen, el jefe de la empresa de motores “Klasen-Motors”. Cuando les conté lo que me había pasado me dijeron inmediatamente: “Te ayudamos. Ya verás cómo lo arreglamos”. Era una locura de proyecto. En total éramos ocho. Primero desmontamos el motor, lo desensamblamos por completo, arreglamos algunas piezas, otras las sustituimos por otras totalmente nuevas, lo adaptamos para la instalación de otro turbocompresor, etc. Uno de nuestros objetivos era dotarle de más potencia. Fue como un milagro: después de solo diez días, el Golf volvió a rodar y, encima, ¡mejor que antes! Desde entonces solo una vez hemos tenido que hacer un arreglo. El motor es hoy un prodigio de fuerza: un par de 500 Newton metros y hasta 370 CV (272 Kw). Y lo bueno es que si quieres conducir tranquilo por ciudad, no se nota. En definitiva, un turbo para cualquier situación de la vida”.

« Mientras conduces sientes más el coche ».

Roland Schweighofer, fan del GTI

El apasionado de las llantas

Nombre: Roland Schweighofer (29)
Procedencia: Tamsweg (Austria)
Profesión: Encargado de almacén
Automóvil: Golf I GTI

“Lo tuve claro desde la primera vez que me senté al volante de un Golf I: ¡este es mi coche! Es decir: primera generación y solo un GTI. Su aspecto anguloso me enamoró de inmediato y, al conducirlo, sientes más el coche que en un automóvil nuevo. Años más tarde, en noviembre de 2011, por fin me pude permitir un GTI. En invierno lo desmontamos por completo, lo pintamos y restauramos todas las piezas oxidadas. Me ayudaron mi hermano y un amigo. En 2014 se hizo realidad mi gran sueño: llantas BBS E50 de magnesio deportivas. Menos mal que conocía a Thomas Müller, una institución en el mundillo, especializado en la restauración de llantas BBS. Él fue quien se encargó de dejarlas a mi gusto. Normalmente, las llantas que se ven en deportivos son doradas, pero a mí me parecía que no pegaban con un coche blanco y me decidí por un color especial: gris guijarro. Lo mejor de mis llantas es la garganta de cero pulgadas, lo cual significa que la estrella revestida sobresale un poco por encima de ellas. ¿Lo más importante del coche? Evidentemente, las llantas”.

« El color amarillo azufre consigue un efecto genial ».

Ufuk Yalcinkaya, fan del GTI

El esteta

Nombre: Ufuk Yalcinkaya (36)
Procedencia: Mosbach (Baden-Wurtemberg, Alemania)
Profesión: Operario de maquinaria
Automóvil: TR-DELIGHT Golf VII

“Para modificar un vehículo es fundamental tener la sensibilidad necesaria para saber qué cosas puedes cambiar para poder afinar la dinámica, aumentar la potencia y mejorar todo el aspecto en su conjunto, garantizando al mismo tiempo que todo sintonice entre sí y el GTI no se convierta en una horterada. Suelo charlar sobre estética con mis amigos del equipo de tuneo TR-Delight, que desde 2005 agrupa a unos 50 miembros, la mayoría de ellos de origen turco. Por ejemplo, durante mucho tiempo me devané los sesos pensando de qué color podía pintar las estrellas de las llantas mbDESIGN LV1 del Golf VII que me compré en 2015. El rojo me parecía demasiado aburrido y uno de los administradores propuso amarillo azufre. En un primer momento temí que pudiera quedar demasiado chillón, pero cuando vi el resultado final, quedé encantado, el efecto fue genial. Así son las cosas: cada uno tiene su propio estilo y, al final, convergen muchos aspectos diferentes. Es importante que un coche, independientemente de sus prestaciones, se grabe en la memoria de quien lo ve”.

El corredor

Nombre: Jörg Leitner (43)
Procedencia: Kürten (Renania del Norte-Westfalia, Alemania)
Profesión: Empleado en una empresa de transporte de arte
Automóvil: Golf I GTI WBAS Sourkrauts

“La fascinación por el deporte del motor se apoderó de mí cuando era un niño. Solía sacarme algún dinerillo lavando coches de carreras y, a veces, los equipos de automovilismo me llevaban al Nürburgring, ya que quedaba cerca. A los ocho años vi por primera vez una carrera de turismos, y eso marcó mi visión de los coches…. todos los que veo por la calle me resultan demasiado aburridos. Para este GTI, que tengo ya desde 2008, mi plan era darle el aspecto de los bólidos de carreras clásicos que se veían en 1976 en las carreras de montaña o de slalom.

Sí, a veces, me duele utilizar la amoladora en un coche tan bonito para quitarle la pared lateral... pero así ahora tengo justo el coche que quiero tener. El anagrama procede de la empresa de revestimientos Sourkrauts. Hoy en día aún sigo llevando con frecuencia los fines de semana a mi pareja y a mis amigos en el GTI al Nürburgring. Algunos pasan el domingo dando una vuelta por el parque, y nosotros preferimos dar vueltas en el Nordschleife”.

« Con ocho años asistí por primera vez a una carrera ».

Jörg Leitner, fan del GTI

« En Wörthersee he hecho muchos amigos ».

Marco Müller, fan del GTI

Un veterano del Wörthersee

Nombre: Marco Müller (42)
Procedencia: Lindlar (Renania del Norte-Westfalia, Alemania)
Profesión: Maestro mecánico de coches
Automóvil: Sauger Power Golf I SC

 

“Este coche, un Golf I SC, lo compré en verano de 2015. Es un modelo especial de 1980. Pero estaba claro que para celebrar los “40 años GTI” necesitaba un aspecto GTI. Así que lo modifiqué para la ocasión. Soy fan del coche desde principios de los 90: mi primer coche fue un GTI y en los últimos 15 años no he dejado de recorrer ni un solo año los 900 kilómetros que separan mi casa del encuentro de Austria. Personalmente, me parece bien que los coches acaparen el primer plano, pero la fiesta también es importante. En el Wörthersee he hecho muy buenos amigos. Con algunos de ellos quedo de vez en cuando y a otros únicamente los veo allí una vez al año, así que tanto más nos alegramos de vernos y de hacer escapadas juntos por los alrededores. Me encantaría llevar a mi padre allí al menos una vez en la vida. Fue él quien me transmitió el placer de trabajar con los tornillos y aún hoy me sigue echando una mano. Pero quizás sea demasiada fiesta para un fan del GTI de 70 años”.

« A los vecinos les pareció una prueba más de lo loco que estoy ».

Markus Bahmann, fan del GTI

El aparcador perfecto

Nombre: Markus Bahmann (24)
Localidad: Heidenheim (Baden-Wurtemberg, Alemania)
Profesión: Albañil
Automóvil: Golf VI GTI Edition 35

“Este aparcamiento tan especial lo tengo desde principios de 2014. Antes había aquí césped, en realidad era una acera, por lo que cuando llovía, se embarraba y mi precioso GTI no tardaba en ensuciarse cuando lo aparcaba allí. Así que pregunté en el municipio si me podía pavimentar yo mismo un pequeño aparcamiento. Como trabajo en la obra, no tenía problemas en conseguir piedras en dos colores. Ahora estoy muy orgulloso del resultado, ya que ¿cuántos GTI tienen su propio anagrama en el aparcamiento? Naturalmente, para los vecinos esto fue una prueba más de lo loco que estoy. Loco por los coches. Una “locura” que comenzó en 2013 cuando me compré el GTI. Desde entonces, mi amor por él no ha dejado de crecer. Al principio, a mis padres no les hizo mucha gracia porque mi coche anterior tenía 70 CV (51 Kw) y ahora de repente me veía con más de 235 CV (172 Kw). Ahora el GTI tiene ya 360 CV (264 Kw), pero eso no significa que tenga que conducir a toda velocidad. Mi lema es: quien conduce despacio puede ser visto y oído durante más tiempo. Y, sin duda, este bello automóvil debe ser visto y oído”.